SALUDO DEL NUEVO PÁRROCO

Publicado: Viernes, 06 Abril 2018 Escrito por Eugenio Imprimir Correo electrónico

Queridos feligreses de la parroquia Santa María de la Dehesa:

Aprovecho este espacio tan natural ya en nuestros días, para enviaros un saludo entrañable a todos vosotros, que os puse en mi corazón desde el instante en que el nuestro Arzobispo, D. Juan del Rio Martín me comunicó la noticia de que iba a ser vuestro párroco.

Siento que llego a “una parroquia de cristianos adultos”, donde deseo continuar con la fructífera labor realizada por mi predecesor D. Miguel Ángel García Arteaga, quien fue mi rector en el seminario Castrense Juan Pablo II y a quien guardo sincero afecto y admiración.

Doy gracias a Dios por la paciencia y la enorme bondad que ha tenido conmigo a los largo de estos tres años y medio en la ciudad de San Fernando, donde estaba destinado.

Agradezco el don de mi vida, mi vida de fe aprendida en el seno de mi familia y en seminario Castrense y mi ministerio sacerdotal, que os ofrezco para intentar transmitir juntos la alegría de la fe.

Iré a vosotros como un padre y como un hermano, pero también con alma de discípulo para conoceros mejor y amaros profundamente. Espero que la gracia del Señor pueda suplir mis deficiencias y limitaciones.

Ayudadme entre todos a configurarme cada día más con Cristo, cabeza y pastor, a tener sus mismos sentimientos. Yo le he dicho ya al Señor, con vuestros rostros, por ahora desconocidos, delante: “Ignoro por qué razón me elegiste; tú solo lo sabes…purifica mi corazón y mi mente…pon tus palabras en mis labios…apaciéntame, Señor, y apacienta Tú conmigo…para que mis obras se realicen según tu voluntad hasta el último momento” (Declaración de la fe de san Juan Damasceno).

Vengo a vosotros con una actitud de servicio. Cuento con todos para vivir nuestra fe y comunicarla a todos los hombres y mujeres de la parroquia Santa María de la Dehesa. ¡Ánimo a todos!

Trabajaremos unidos, conscientes de que esta tarea la lleva Otro más grande, que nos prometió no dejarnos nunca solos.

Pedid por mí, como yo lo hago por vosotros.

Feliz Pascua de Resurrección

JOSÉ BENITO PÉREZ LOPO