Vía Crucis de Cuaresma 

El Vía Crucis narra la pasión de Jesucristo durante la Pascua. El Vía Crucis más antiguo (1493) se encuentra en Lübeck y, como se usaba en el pasado, tiene solo siete estaciones que simbolizan las siete caídas de Jesús. Hacia el año 1600 se consolidó el uso del Vía Crucis con 14 estaciones, entre ellas también la deposición de la cruz y la del sepulcro. Desde el siglo XVIII, la costumbre de tener un Vía Crucis se ha consolidado en todas las iglesias.

Todos los viernes de Cuaresma un nutrido grupo de fieles acude al rezo del Vía Crucis.

Las estaciones que adornan nuestra parroquia, fueron donadas hace un año y las meditaciones que nos ayudan en la oración, son distintas cada viernes.

El viernes de Dolores es tradición en nuestra parroquia rezarlo, si el tiempo nos acompaña, por las calles de nuestro barrio.